Huertas 2

La existencia de ricas huertas pertenecientes al marqués de Castañeda o al convento de San Jerónimo –o quizá a ambos– se ofrece como origen de la calle y su nombre, aunque distintas fuentes mencionan la posibilidad de otros huertos como los del viejo cementerio de la iglesia de San Sebastián y la lonja que se abría a la calle de Atocha, conjunto hortelano que da nombre a otras calles vecinas como la de la Berenjena. Aparece rotulada como camino de las Huertas en el plano de Espinosa.

Con un legendario pasado de calle de la prostitución que inspiraría frases como "calle Huertas, más putas que puertas", ya a a finales del siglo xx, Huertas dio nombre al conjunto de la zona como barrio “con marcha”, tapeo, bares, restaurantes y locales nocturnos. La euforia de los herederos de la taberna de Lepre (en la que, según dejó escrito Quevedo, uno de los Fúcares cortejó a la hija del dueño, llegando a hacerla su desgraciada esposa) disminuyó en el inicio del siglo xxi tras reiteradas quejas de los vecinos y la inclusión de la zona en el plan de calles peatonales de la capital de España.