fachada

Uno de los síntomas que nos revela que estamos sufriendo el llamado “síndrome post vacacional” es la sensación de tristeza e irritabilidad, ¿por qué recurrimos al helado cuando nos sentimos tristes?

Según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Maryland, los helados contienen una sustancia llamada triptófano, que nos calma y reduce considerablemente la agresividad, aumentando la producción de la hormona del bienestar (serotonina), lo que hace que nos relajemos, tengamos menos estés y durmamos mejor.

Se ha demostrado que según nuestro estado de ánimo, elegimos inconscientemente distintos alimentos guiados por el "apetito emocional".

Si estamos contentos, optaremos por alimentos más pesados como carne a la parrilla o una pizza, si la sensación que tenemos es de tristeza tendemos a comer helados y galletas, y cuando lo que nos invade es el aburrimiento nos hinchamos a patatas fritas.

Así que por qué no te pasas por nuestra Heladería de la calle Huertas de Madrid para vencer el síndrome post vacacional?